Crear un portfolio digital es la mejor manera para personas y organizaciones de mostrar su trabajo a otros con la finalidad de ganar más clientes.

Aunque generalmente un portfolio digital se asocia con personas muy creativas como diseñadores, por ejemplo, realmente no es de uso exclusivo para ellos. Todos aquellos trabajos, técnicas, bocetos, escritos que puedas recopilar vía internet forma parte de un soporte virtual que conforma lo que aquí llamamos portfolio digital.

Pero… ¿Qué errores son muy comunes a la hora de crear un portfolio digital que puede alejar a los clientes potenciales? Aquí te resumimos los principales para ayudarte a evitarlos.

Errores más comunes al crear tu portfolio online

  1. No dejar clara tu información profesional y personal

Existen dos tipos de información que cualquier cliente querrá saber de ti, información profesional e información personal. La información profesional es totalmente necesaria para reconocer tu experiencia sobre el tipo de trabajo que ofreces; puedes crear un CV a disposición del público, puedes crear un vídeo curriculum o puedes utilizar plataformas como linkedin para redireccionar a las personas que desean profundizar en tu vida profesional.

Al mismo tiempo existen personas que necesitan establecer un nexo más familiar para aumentar su confianza hacia ti. Ellos querrán conocer más acerca de tu vida personal, tus gustos y preferencias, tus hobbys, lo que te disgusta y algo de tu vida privada si deseas compartirlo.

  1. Tener un portfolio vacío

Cuando se está comenzando es muy probable que no se tenga suficiente trabajos para mostrar. Es una muy mala idea tener un portafolio online casi vacío. Lo más recomendable es, realizar proyectos personales que puedas mostrar o esperarte a tener algunos clientes con los que puedas desarrollar tus técnicas de trabajo para luego mostrarlos. 

  1. Colocar un volumen muy amplio de trabajos parecidos

Ahora bien, si no tienes muchos trabajos que mostrar no pienses que colocándolos todos para llenar espacio es la solución para el paso anterior. Recuerda que, al armar un portfolio digital, se debe pensar en las necesidades de nuestros posibles clientes. La idea es tener la mayor cantidad de bocetos diferentes que muestren las habilidades que hemos adquirido con el tiempo. Si existen trabajos que, aunque diferentes, realmente muestran la misma habilidad, es necesario simplificarlo a la más representativa o conveniente.

  1. No actualizar el portfolio periódicamente

Al pasar el tiempo vamos mejorando nuestras habilidades profesionales y, si te detienes a ver tu primer trabajo con respecto a los últimos que estás haciendo, seguro notarás mayor experiencia en estos últimos. Por eso es recomendable sacar de nuestro portafolio online aquellos trabajos que representan nuestra etapa de aprendiz más antigua y dejar los más nuevos o aquellos antiguos que realmente no pierden calidad en su técnica.

  1. No tener clasificado por categoría todos los proyectos

Es necesario hacerle la vida fácil a nuestros clientes potenciales, por eso una buena manera de asegurar una grata experiencia a las personas que se pasan por nuestro portafolio digital es mantener organizado todos los trabajos por categorías que sean fácil de encontrar a través de palabras claves.

  1. No describir los trabajos que se muestran

Sin importar el tipo de negocio al que te dediques, las imágenes y fotos no son suficientes para mostrar un portfolio online. Imagínate que eres un fotógrafo; Tu portfolio debe mostrar principalmente fotografías, pero estas fotografías también muestran la esencia y la sensibilidad de los fotógrafos. Lo recomendable es siempre incluir texto que describa lo que hay detrás del ojo del fotógrafo, aquello que quiso capturar de la imagen, la posición del sol, el porqué de la hora escogida para la fotografía, la técnica o cualquier otra cosa que permita al cliente ponerse en el contexto de la misma.

 

Ahora ya sabes que al crear un portfolio digital exitoso debes incluir tus datos profesionales y personales, tener un número significativo de trabajos a mostrar, colocar los trabajos más significativos de tu carrera profesional, actualizar tu portfolio periódicamente, tener organizados todos tus proyectos y que describan aquello que significa esos trabajo para ti.

Si te gusta este post, compártelo y, si tienes dudas, deja un comentario. 

¡Hasta el miércoles que viene!