Evitar los errores es algo muy complicado incluso, aunque no lo creas, no siempre es conveniente evitarlos por completo ya que son precisamente los errores aquellos que nos impulsan a avanzar o hacer cambios en nuestras vidas.

Sin embargo, es cierto que una serie de errores puede afectar el autoestima y alejarnos cada vez más de nuestros sueños; el equilibrio es la clave para mantener la energía que se requiere para avanzar todos los días.

 

Errores más comunes que impiden lograr alcanzar tus metas

  1. No tener metas propias

Este es el primer error, muchas veces nos planteamos terminar una carrera para complacer a papá, aprender a cocinar para complacer a mi pareja, comenzar un negocio que recomienda mi mejor amigo, etc… Si las metas no parten de ti y tu verdadero interés, pronto la abandonarás porque, para alcanzar una meta, se requiere energía y, cuando algo no nos gusta, nos consume mucha energía para hacerlo.

  1. No establecer prioridades en las metas

Todos tenemos miles de sueños y metas por alcanzar, y todas las puedes cumplir, pero debes aprender a jerarquizarlas para que avances en la lista. Un gran error es establecerse 100 metas para alcanzarlas en un período muy corto. Lo recomendable es hacer una lista, colocarles números y avanzar de acuerdo a la jerarquía que le establezcamos según nuestros intereses.

  1. Obviar las tácticas

Otro gran error es no comprender que no todas las metas son iguales, algunas se alcanzan en menos tiempo que otras. Por ejemplo, “graduarme de ingeniero” es una meta alcanzable en no menos de 3 años. Es necesario separar esta meta en tácticas o actividades. Por ejemplo, lograr inscribirme en la Universidad X, salir con un promedio de X, llegar a lograr una beca, superar una materia difícil con más de X; se realista en las fechas.

  1. No colocarle fecha para las metas

Este es uno de los errores más graves, si las metas u objetivos no tienen una fecha de realización, seguramente no tienen urgencia y lo que no es urgente, por lo general, no se hace. Coloca fecha a todas tus metas. Algo así como: “Bajar 2 kilos en 3 meses”, “comenzar mi nuevo proyecto web en 6 meses”, “escribir un post cada semana”…

  1. No tener un plan de acción

Toda meta que uno se proponga en la vida debe tener un plan de acción, es decir, proyectar la manera de cómo alcanzarlo y aquello que podría salir mal para aplicar un plan B. Un plan de acción no debe ser ni rígido ni perfecto. Si se busca la perfección se puede perder mucho tiempo en la planificación y dejar de ejecutarse la meta por parálisis, es decir, por no hacer nada. Si es muy rígido, la frustración estará presente a lo largo de todo el camino pues, la mayor parte de las veces, no se hace como lo planeábamos. Un plan es orientativo, jamás una receta rígida.

  1. No centrarse

Una vez que tenemos una meta propia y un plan de cómo alcanzarlo, hay que trabajar sobre esto todos los días. Si se comienza a trabajar para el lado contrario, existe un desenfoque y eso atrasa nuestros sueños. Por ejemplo, si tienes como meta ir de vacaciones a Japón en 6 meses y tu plan está enfocado en reunir el dinero y la información suficiente para ese viaje, no puedes ceder a otro viaje que te restará igualmente tiempo y recursos antes de esos 6 meses.

 

Aparta los errores más comunes que impiden lograr objetivos y haz más fácil el camino a tus metas. Y si una de tus metas es desarrollar un próximo proyecto web, confía en destaca.es para que sea más fácil alcanzarla!

Si te gusta este post, compártelo y, si tienes dudas, deja un comentario. ¡Hasta el miércoles que viene!